Sentimientos contradictorios

A lo largo de mi vida siempre he preferido tener pocos amigos pero buenos a tener muchos amigos sin que fueran personas en las que pudiera confiar. Del mismo modo he intentado no fallar nunca a este reducido grupo de gente a los que considero amigos. A decir verdad me han fallado en muy pocas ocasiones, aunque debido a la gran confianza que había depositado en ellos estas ocasiones han resultado muy dolorosas. Por el lado contrario, creo que he fallado muy poco a mis amigos, lo que sí que puedo asegurar es que si alguna vez les he fallado ha sido de una forma totalmente involuntaria.
Normalmente soy una persona que aunque no lo demuestre siento mucha empatía por las personas que me rodean. Me pongo contento con las buenas noticias de la gente que me rodea y me afectan las malas noticias que les llegan a cada uno de ellos. Por primera vez en toda mi vida siento sentimientos contradictorios al escuchar noticias de uno de ellos. Por un lado, me alegro de que me cuente que todo le va muy bien y me contagia de su felicidad. Ahora viene el lado malo, el que no me gusta, el que me invade por encima de la alegría. Cada vez que me cuenta lo feliz de su nueva vida mi estomago da un vuelco. Cada vez que me cuenta su nuevo avance mi pequeño corazoncito se comprime como una mano antes de dar un puñetazo. Al saber de ella, en lugar de alegrarme por su nueva situación, me entran unas ganas de llorar tremendas y me vienen a la cabeza cientos de recuerdos que me hacen pensar en lo que podía haber sido, pero nunca fue.
No me gusta tener estos sentimientos respecto a alguien a quien quiero tanto, pero no lo puedo evitar. Es algo superior a mí, y a esta racionalidad que ha marcado mi vida hasta ahora. De verdad que le deseo lo mejor para esta vida, pero no puedo dejar de pensar que preferiría que lo mejor le sucediera a mi lado. Sé que esto no va a ser así, al menos por ahora, y a este hecho me tengo que hacer la idea, aunque mi corazón se siga encogiendo como un puño y mi estomago centrifugue como una lavadora cada vez que tengo una noticia de ella. Solo me queda esperar a que estos sentimientos se suavicen en el futuro y pueda volver a mi ritmo de vida habitual, a ese ritmo de vida en el que no tenía unas ganas de llorar continuas ni me planteaba terribles opciones.

Anuncios

Acerca de narref
Informatico, aficionado a la gasolina y la fotografía, y si pueden estar juntas mejor que mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: