Mejor calidad que cantidad

A lo largo de mi vida he recibido ayuda para resolver los problemas importantes en muy pocas ocasiones. Quizás mi carácter reservado y mi manía de no traspasar a los demás mis problemas han ayudado a que pueda decir semejante frase con tal rotundidad. No me quejo de ello, de hecho, creo que el primer paso para salir de un bache lo debe dar uno solo, después en función de muchos factores se puede pedir una mano que te ayude a salir, o una grúa que te saque de una forma mucho más cómoda para ti.
Pese a eso, nunca he intentado dejar a nadie en la estacada. Siempre he dado la mano a quien la ha necesitado y, cuando ha sido necesario, he montado la grúa para sacar a alguien del agujero. Como ya he comentado, en la familia se ha vivido una tragedia que ha afectado muy directamente a una parte muy vulnerable y a la que por alguna extraña razón le tengo mucho afecto, los parecidos con alguien del pasado ayudan a ello. Cual ha sido la noticia, de que otro miembro de la familia ya le parecía bien dejar a estas personas solas, dejando que pasen el disgusto ellas solas, abandonándolas en el agujero.
Para mí esto es un claro ejemplo de lo que no se debe hacer. Es un claro ejemplo del tipo de persona que no quiero ser, o lo que es peor, es un claro ejemplo del tipo de persona que quiero a mi lado, ya que me deja claro que si algún día necesito una mano no va a ser la suya de la que voy a poder estirar.
Queridos lectores, intentad ayudar a todo el mundo siempre que sea posible, sin esperar recompensa alguna, ya que ella vendrá sola. Pero mi consejo de verdad, es que os alejéis de aquella gente a la que no les gusta ayudar a los demás, sobre todo si os impulsan a no hacerlo. Si con los otros no lo hacen, podéis tener por seguro que a vosotros tampoco os ayudaran. Seleccionar correctamente a la gente que os rodea os ayudará a ser más felices, ya que siempre que lo necesitéis tendréis esa mano que os ayudará a salir del agujero. En ocasiones no parecerá la mejor en el momento, pero os aseguro que a largo plazo os daréis cuenta de que habéis tomado la decisión acertada. Es mejor tener pocos amigos y buenos, que muchos pero en los que no podéis confiar, ya que eso no son amigos.
Ahora quiero dedicar unas líneas, a una pequeña persona que nos ha dejado muy rápido. Antes de que pudiéramos ver sus ojitos. Antes de que pudiéramos oír su voz. Antes de que pudiéramos tocar su piel. Sergi, va per tu, Mai t’oblidarem.

Anuncios

La montaña rusa

Hasta hace unos días sentía mi vida como sí estuviera dentro de una mina, hundida y sin salida. Alguna buena noticia durante el fin de semana hizo que por primera vez en muchas semanas me sintiera feliz, aunque solo fuera por unas horas. No sabía lo poco que me iba a durar esa felicidad.
Primero una terrible e irreparable pérdida familiar. Después la abertura de los ojos y la vuelta de recuerdos con tiempos mejores y la recepción de noticias nada esperanzadoras. Sí mezclamos esto con un poco de stress laboral y poca ayuda externa obtenemos como resultado la sensación de haber vuelto a la mina.
En estos últimos he tenido la sensación de montaña rusa. He pasado de volver a estar arriba A caer en picado. Y con la sensación de no poderme quitar Su imagen de mi cabeza y sin poder quitarme Su imagen de mis pensamientos. Además hay una serie de momentos que no puedo dejar de pensar en lo que hubiera podido suceder sí hubiera actuado de otra forma.
Es una batalla dura, pero la ganare. No se como ni cuando lo conseguire, pero estoy convencido de que algún día volveré a ese punto alto y nadie me bajara de ahí. No se sí será con ella o sin ella, dudo mucho que sea con otra, de lo que estoy convencido es de que mi cabeza superará este bache.
Lo que hoy os quiero hacer llegar es que nunca hay que desfallecer. La moral nunca puede decaer. Hay que confiar en uno mismo. Sí tú no confias en ti, ¿quién lo hará? Aunque el momento sea duro, todo se puede superar, por difícil que parezca en el momento.

¿Cómo hay que vivir la vida?

Este fin de semana he vivido lo que me ha parecido una situación inverosímil. Durante la sobremesa de una comida familiar un elemento de la familia (la cantidad de sangría ingerida junto con las pastillas para el dolor pueden afectar en el comportamiento de cualquier persona) le recriminó a otro miembro de edad mucho más avanzada, y en mi opinión con mala suerte en la vida, que no estaba disfrutando de la vida. Al oír esa recriminación y la respuesta tuve un flash a una conversación mantenida con cierto personaje de importancia en mi vida. Ya que tuvimos una charla parecida.
A ojos de muchas personas yo tampoco he disfrutado de mi vida. Mientras la gente de mi edad se emborrachaba el viernes por la noche yo estudiaba. Mientras hacían el vago durante el sábado, yo continuaba estudiando. Mientras miraban el futbol el domingo, yo preparaba las clases del día siguiente. Mientras jugaban al poker en el bar, yo no me perdía una clase. Quizás sea verdad, de los 18 a los 23 ellos disfrutaron mucho más de la vida. Pero yo hacia lo que quería, y en esa época era mucho más feliz con un buen programa por hacer que con una cerveza rodeado de gente diciendo cosas incoherentes.
Al finalizar comencé a trabajar en una multinacional de la informática. Allí me pasó algo parecido, un gran esfuerzo por mejorar en un departamento duro me llevó a batir varios records de precocidad. El tiempo pasa volando y cinco años después puedo decir que tengo ciertas responsabilidades. He subido muy rápido en el equipo, quizás también ayudado por las circunstancias. En consecuencia, también estoy tan quemado como las personas que llevan mucho más tiempo que yo, lo cual hace que en lugar de actuar como una persona de mi edad, actúe continuamente como alguien de mucha más edad.
Después de este rollo sobre mi vida, vuelvo al origen. Alguien muy especial me vino a decir que yo tampoco había disfrutado de la vida. Sinceramente, creo que se equivoca, en cada momento de mi vida he hecho lo que he creído más conveniente. Quizás era más divertido salir de fiesta el jueves y no ir a clase el viernes, no lo dudo. Quizás era mejor gastarme en alcohol todo lo que ganaba al trabajar 40 horas semanales, no lo dudo. Pero tengo muy claro que a día de hoy lo único que me funciona bien en mi vida es mi trabajo. Y hago lo que hago, y estoy donde estoy, gracias a lo que he hecho en mi pasado. Para muchas personas lo que he hecho no es la mejor manera de pasar la juventud. Pero el tiempo y el karma colocan a todo el mundo en su sitio. Espero que algún día todos mis esfuerzos se vean recompensados, y que entonces pueda comenzar a vivir la vida y recuperar todos estos esfuerzos que aún a día de hoy estoy haciendo.
Este espíritu es que os quiero hacer llegar. Haced lo que vosotros creáis conveniente. No lo que crean otras personas. Aceptad opiniones, pero debéis ser vosotros los que tengáis la última palabra. Cada persona tiene un modo diferente de ver y disfrutar la vida. Vividla a vuestra manera, no tenéis que dar explicaciones a nadie sobre lo que hacéis o dejáis de hacer. Será el mejor modo para que podáis ser felices, a vuestra manera, pero felices, que es lo que importa. Por este mundo solo pasaremos una vez, así que aprovechadlo al máximo y no os dejéis llevar por las corrientes generalistas, cada uno es cada uno, y tú eres una persona única en el mundo, por lo que nadie comparte todos tus gustos. Así que nadie tiene la potestad de decir si lo que estás haciendo es divertido o no. Se tu mismo, y serás feliz.